US or Canada Toll free: 1-800-730-3840

RESERVACIONES





Cuento de hadas sobre una boda en el bosque en la Catarata  Las Chorreras

Cuento de hadas sobre una boda en el bosque en la Catarata Las Chorreras

Por: Alexandra Luty 

Traducido por Sofia Batalla 

Una destinación especial y única

*ve el video de esta boda en la parte de abajo de este artículo 

Hay algunos momentos en la vida que son verdaderamente profundos de presenciar. El verdadero amor que se une bajo los arcos naturales de los árboles con la cascada de Las Chorreras de fondo es uno de esos momentos. 

La boda de Regan y Nathaniel en el bosque tropical 

Nuestro personal en Hacienda Guachipelin tuvo la suerte de organizar una boda única y especial el 9 de enero de 2019. Y aunque solo conocimos a esta pareja por un corto tiempo, cada uno de nosotros fuimos testigos de la unión de Reagan y Nathaniel Jackson hasta tuvimos lágrimas de alegría en nuestros ojos por la magia que sentimos. También tuvimos el privilegio de compartir junto a un selecto grupo de 33 invitados.

La novia parecía una princesa del bosque mientras caminaba por un pasillo de follaje del bosque meticulosamente establecido. Ella confió en su instinto de decoración natural e irradió su vestido de tul blanco y su corona floral en medio de la vegetación del bosque seco tropical de Guanacaste. El lugar al aire libre tenía un ambiente glamoroso pero simple y clásico creado con cadenas de luces de hadas y piezas decorativas recogidas directamente de los jardines de Hacienda Guachipelin. La pareja llevó su elevado tema tropical a lo largo de cada detalle del día, desde los ajustes de la mesa hasta las invitaciones y tarjetas de felicitación impresas en la palma.

Sobre los recién casados

Reagan y Nathaniel son de los EE. UU. Pero han estado viviendo en un pequeño pueblo cerca de Nosara durante varios años. Eligieron mudarse a Costa Rica para poder vivir una vida más simple, más cerca de la naturaleza. Desde su primera conversación, Reagan y Nathaniel se unieron a su historia compartida, ambos crecieron en áreas rurales donde pasaron la mayor parte de su infancia al aire libre. Su apreciación compartida por la naturaleza fue una de las principales razones por las que se sintieron atraídos a vivir en Costa Rica y su boda en Hacienda Guachipelín fue un reflejo de esta pasión por la naturaleza que los unió.

La feliz pareja brindando por un futuro brillante

La pareja quería reflejar su estilo personal en el tema de su boda. Sin embargo, rápidamente se dieron cuenta de que su estilo no encaja fácilmente en ninguna categoría. Terminaron con un tema que reflejaba la variedad de sus intereses e hicieron una aventura única y especial.

“Nos gusta el diseño moderno y minimalista, con líneas limpias y formas geométricas; puedes ver eso en el arco de la ceremonia, que es triangular y los candelabros geométricos en las mesas de recepción ”, dice Reagan, quien eligió toda la decoración junto a su ahora esposo, Nathaniel, y sus amigos.

Elegir la ubicación de la cascada Las Chorreras

Aunque Reagan y Nathan adoran la playa, decidieron optar por algo diferente para su día especial. La pareja vive en un pueblo costero en Costa Rica y han visto muchas  bodas en la playa.

“Vivimos en un pueblo costero en Costa Rica donde casi todas las bodas son en la playa”, dice Reagan. “Nathan y yo amamos la playa, pero preferimos estar en la jungla aún más. Así que decidimos celebrar la boda en una cascada o en un gran árbol magnífico “.

La novia, Reagan, en una ceremonia conmemorativa privada previa a la boda en la cascada Las Chorreras

Comenzaron a buscar el lugar perfecto durante semanas, haciendo listas de cascadas y tomando nota de lo que los inspiró. Esto llevó a la pareja a un recorrido por las cataratas de Costa Rica, donde no solo querían una impresionante ubicación en la cascada, sino que también querían un área con capacidad para treinta y tres invitados. Y cuando finalmente llegaron a la Cascada Las Chorreras de Hacienda Guachipelin, sabían que habían encontrado el lugar perfecto.

“Las Chorreras fue en realidad la última en nuestra lista y estaba un poco preocupado por encontrar una que nos funcionara”, dice Reagan. “La caminata fue un poco larga y fue un día caluroso en julio. Estaba cansada de ir de a ver lugares y sentirme un poco desanimada. Pero cuando llegamos a Las Chorreras, mi corazón dio un vuelco. Era tan hermoso y tenía un área grande, casi plana en el acantilado con vista a las cataratas. Supimos al instante que era “el indicado”.

Las Chorreras es un lugar que tiene buenas vistas, ideal para una boda

La ceremonia

La belleza natural de la cascada fue la parte favorita de la pareja para compartir con sus invitados. Su idea era presentar la belleza natural de la zona, por lo que eligieron no utilizar mucha decoración y casarse bajo un triángulo simple adornado con flores, un símbolo tradicional del espíritu, la tierra y el agua. Reagan caminó por un camino verde natural y se encontró con su novio, con el poderoso flujo de la cascada de Las Chorreras como telón de fondo.

Reagan y Nathan dicen “Sí, quiero” al lado de la cascada de Las Chorreras

Reagan quería reflejar su aspecto típicamente simple. Ella eligió que su hermana, Raven, creará su cabello y maquillaje para la ocasión. Raven pudo agregar brillo al estilo natural minimalista y cotidiano de Reagan. La amiga de Reagan, Nikki Cabrera, dio vida a los diseños de joyas de Reagan como un regalo de bodas para la novia. Y los pies descalzos hechos para el acabado de espíritu libre completaron el aspecto de princesa del bosque de Reagan. Se destacaba espectacularmente con su vestido blanco como la nieve, con flores tropicales de color pálido coronando sus rizos sueltos.

En honor especial para la madre de Nathan, quien falleció varios años antes de que la pareja se conociera, Reagan le regaló a su futuro esposo un regalo conmovedor. Cuando la pareja estaba teniendo su “primer momento” durante su sesión de fotos privada previa a la ceremonia, Reagan le dio a Nathan un colgante antiguo de garza que representaba la profunda conexión de su madre con las garzas azules. La novia quería que su esposo llevara a su madre con él durante su boda y la honraron con una ceremonia privada, esparciendo algunas de sus cenizas en el río.

La primera ceremonia de contacto de la pareja debajo de una higueron gigante.

“La madre de Nathan falleció varios años antes de que nos conociéramos”, dice Reagan. “Era una persona muy espiritual y siempre tuvo una conexión especial con las garzas azules. Como regalo de bodas le di a Nathan un pequeño colgante de garza antiguo durante el primer toque, para que pudiera llevarla con él durante la boda. También la honramos con una ceremonia privada en la que esparcimos algunas de sus cenizas en el río ”.

Amigos y familiares celebrando la pareja en Las Chorreras, Hacienda Guachipelín

El fondo sureño compartido de la pareja hizo que fuera esencial llevar algo de estética country a la fiesta. Las pacas de heno se usaron para sentarse durante la ceremonia y las carretillas se usaron para sostener cócteles de coco para después del “sí quiero”.

Un juego improvisado de “Cornhole” comenzó directamente después de la ceremonia. La familia de Nathan son grandes admiradores del tradicional juego sureño y la pareja tenía una tabla personalizada hecha por sus amigos en Raspa Design en Nosara para la ocasión.

La recepción

Un romance suave comenzó la noche cuando la pareja casada jugó en el árbol durante una sesión de fotos después del  “Sí, quiero”. Pudieron grabar sus iniciales y la fecha de la boda en el columpio para conmemorar sus votos en el lugar donde los pronunciaron.

La pareja consciente se aseguró de que su boda pudiera ser lo más ecológica posible. Se esforzaron por asegurarse de que su boda no tuviera plástico y encontraron una variedad de materiales naturales para reemplazar los artículos desechables tradicionales. “Mil Besos” apareció como el planificador de bodas, trayendo un equipo increíblemente talentoso. La novia estaba extremadamente complacida con cómo resultó todo y los recomienda a futuras bodas.

¿Pero cómo se sintió la novia? “Todos me advirtieron que pasaría el día rapido , y tenían toda la razón”, dice Reagan. Curiosamente, recuerdo estar sentada durante la recepción y estar completamente asombrada de cómo todo se había unido. Literalmente me pellizqué porque parecía un sueño “.

Reagan y Nathanial comparten su primer baile como una pareja casada

Actividades pre y post boda

Durante su estancia, la boda de 30 personas disfrutó de las cascadas, caminatas y aguas termales. Solo seis de los invitados de la pareja estaban visitando Costa Rica por primera vez, pero todos disfrutaron de la impresionante belleza natural y las actividades de aventura en Hacienda Guachipelin. Los diversos paisajes en las faldas del volcán Rincón de la Vieja no tienen comparación y todos estaban asombrados por las espectaculares actividades disponibles en el área.

En los días previos a la boda, la fiesta de la boda visitó las numerosas cascadas en los terrenos de Hacienda Guachipelin. Terminarían sus días sumergiéndose en las aguas termales para relajarse, y la pareja de novios incluso se sumergió justo antes de prepararse para su ceremonia. ¡El día después de la ceremonia, todo el grupo de familiares y amigos disfrutó de un día de cabalgatas y la aventura de Tubing en el Rio Negro! “Todo fue muy divertido”, dice Reagan.

Felicidades a el señor y la señora Jackson por su boda mágica en Hacienda Guachipelin!

 

Watch a video of Reagan and Nathanial’s wedding ceremony at Las Chorreras waterfall:

Reagan and Nathaniel’s Wedding Team included:

Planning & Design & Coordination: Meghan Cox, Cata Ulloa & Sol Marinoni, Mil Besos

Photographer & Videographer – White Diamond https://whitediamondphoto.com/

Catering & Venue – https://www.guachipelin.com/

Flowers – Flores de Campos

Rentals – Los Primos Designs https://www.losprimosdesigns.com/

Music – DJ Mason Dunn https://www.wdjcr.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *